Entendiendo las 5 ondas cerebrales para una consciencia superior

Entendiendo las 5 ondas cerebrales para una consciencia superior

Dec 07, 2023Commons Mx

Las ondas cerebrales representan patrones de actividad eléctrica producida por el cerebro, ya que está formado por miles de millones de neuronas que utilizan señales eléctricas para transmitir información. Cuando grupos de neuronas se activan juntas de cierta manera para enviar señales a otros grupos de neuronas, los patrones resultantes se conocen como ondas cerebrales. Estos patrones eléctricos están asociados con diferentes tipos de actividad en el cerebro, así como con diferentes estados de conciencia.

¿Qué son las ondas cerebrales y qué hacen?

Las ondas cerebrales son voltajes eléctricos oscilantes en el cerebro que miden apenas unas pocas millonésimas de voltio. Hay cinco ondas cerebrales ampliamente reconocidas y las principales frecuencias de las ondas

1. Gamma

Miden entre 40 y 100 Hz, son las ondas cerebrales de longitud de onda más rápida que están vinculadas a actividades como el aprendizaje, la resolución de problemas, el procesamiento de información y la creación de asociaciones entre fenómenos. Un cerebro que produce muchas ondas gamma refleja una organización neuronal compleja y una mayor conciencia. Asimismo, se asocia con niveles muy altos de función intelectual, creatividad, integración, estados máximos y estados de flujo. Las ondas fluyen desde el frente hacia la parte posterior del cerebro unas cuarenta veces por segundo

“Los estados de ondas cerebrales gamma están asociados con muchos cambios beneficiosos en nuestro cuerpo. Una frecuencia de 75 Hz es epigenética y activa los genes que producen proteínas antiinflamatorias en el cuerpo (De Girolamo et al., 2013).  En el extremo inferior del espectro gamma, una frecuencia de 50 Hz hace que el cuerpo aumente su producción de células madre, las células "en blanco" que se diferencian en músculos, huesos, piel o cualquier otra célula especializada que se requiera (Ardeshirylajimi y Soleimani, 2015).  La frecuencia de 60 Hz regula la expresión de los genes del estrés, aquellos que codifican hormonas del estrés como el cortisol. La misma frecuencia de ondas cerebrales también activa un gen clave llamado Myc que a su vez regula alrededor del 15 por ciento de todos los demás genes del cuerpo (Lin, Goodman y Shirley-Henderson, 1994)”. - Iglesia Dawson, Ph.D.

2. Beta

Beta es necesaria para procesar información y para el pensamiento lineal, además, es la siguiente onda más rápida (12 a 40 Hz). La apuesta a menudo se divide en dos ramas principales, beta alta y beta baja. En beta baja (12 a 15 Hz), podemos experimentar estado de alerta, pensamiento claro y pensamiento creativo. Las frecuencias más bajas dentro de beta están más cerca de las ondas alfa, por lo tanto, la creatividad se amplifica más que las de beta alta. Cuando necesitamos una mente enfocada para resolver un problema, hacer contabilidad o un cálculo particular, la beta baja es vital ya que es un estado mental enfocado. Una vez que el estrés y la ansiedad se incorporan a la ecuación, nuestro sistema de alarma se enciende y experimentamos brotes de beta alta. 


Beta alta (15-20 Hz) es la onda que a menudo se observa como alta ansiedad, frustración y estrés; esencialmente la mente del mono en su apogeo. Cuanto mayor es la tensión, mayor es la amplitud que producen las ondas beta (picos y valles entre cada oscilación). En beta alta, nos volvemos demasiado concentrados, obsesionados y analíticos. En este estado de alta excitación, generalmente experimentamos emociones como ira, agresión, culpa, miedo, vergüenza, dolor y mal humor en general. Vivimos en una cultura donde la beta alta se ha normalizado y este estado es ahora un estado en el que podemos residir a largo plazo, sin cosechar repercusiones de enfermedad. Cuando está en beta alta durante períodos prolongados, el pensamiento racional, la claridad, la toma de decisiones, la memoria y la intuición se apagan. Los estudios muestran que el flujo sanguíneo a la corteza prefrontal, el "cerebro pensante", se reduce hasta en un 80%.

3. Alfa

Alfa (8 a 12 Hz) es a menudo la sensación que tenemos cuando nos quedamos dormidos, pero estamos ligeramente despiertos-un estado de conciencia relajada. Alfa es el gran puente, donde experimentamos estados creativos profundos y frecuencias más altas, pero tenemos la mente pensante de beta. Cuando estamos en Alfa, experimentamos varios beneficios para la salud, como la secreción de neurotransmisores que mejoran el estado de ánimo, como la serotonina. Un estudio pionero expuso el ADN a varias frecuencias de ondas cerebrales. Descubrió que la frecuencia alfa de 10 Hz daba como resultado un aumento significativo de la síntesis de la molécula de ADN (Takahashi, Kaneko, Date y Fukada, 1986).

4. Theta

Las ondas theta (4-8 Hz) se activan cuando somos perspicaces, creativos y profundamente relajados. Este es un paso más profundo respecto del "estado despierto-sueño", o el "estado intermedio", que a menudo se siente en Alfa. Dentro del espectro de Theta, a menudo se describe como un sueño ligero. Los estudios también han demostrado que Theta es la frecuencia con la que soñamos vívidamente y experimentamos sueño con movimientos oculares rápidos (REM). Estas ondas son la frecuencia dominante en los estados curativos y creativos elevados de personas bajo hipnosis o trance, asimismo, cuando recuerdan profundamente una experiencia emocional (buena y mala), recuperan recuerdos y codifican nuevos recuerdos en pensamientos. El hecho de que estas ondas hayan sido visibles en ambos estados de sueño ligero y mientras una persona parece despierta y concentrada, es lo que lo hace fascinante.


Theta tiene muchos cambios beneficiosos en el cuerpo. Un grupo de investigadores descubrió que los campos electromagnéticos entre 7,5 Hz y 30 Hz podían mejorar los enlaces moleculares, mejorar la reparación del ADN y más (Tekutskaya, Barishev y Ilchenko, 2015).

5. Delta

Las ondas delta (0.5 - 4 Hz) son la frecuencia más lenta medida en los seres humanos y ocurren durante estados profundos de sueño sin sueños. Se encuentran con mayor frecuencia en bebés y niños pequeños y están asociados con los niveles más profundos de relajación, sueño reparador y curativo. Las ondas delta predominan en quienes duermen sin sueños o en el sueño con movimientos oculares no rápidos (NREM). Cantidades saludables de producción de ondas cerebrales Delta nos ayudan a una restauración profunda y a sentirnos rejuvenecidos, apoyando la función inmune saludable y la curación. 

“También se encuentran amplitudes muy altas de Delta en personas que están en contacto con la mente no local, incluso cuando están completamente despiertas. Delta es la onda que vemos en las lecturas de EEG cuando las personas tienen una sensación de conexión con el infinito. Por lo general, relatan experiencias místicas en las que el yo local se fusiona con el yo no local. Los meditadores con grandes amplitudes de delta se sienten conectados con toda la naturaleza, con otros seres humanos y con el infinito. Pierden la sensación de ser un individuo aislado, o lo que Albert Einstein llamó el delirio de separación. En cambio, experimentan la unidad con todo lo que es.” Dawson Iglesia, Ph.D. Mind to Matter: la asombrosa ciencia de cómo el cerebro crea la realidad material.



Comentarios (0)

No hay comentarios todavía. Sé el primero en comentar.

Deja un comentario

Best Sellers

Best Sellers
Master Blend Shroom Protect
Master Blend Shroom Protect
Master Blend Shroom Protect
Master Blend Shroom Protect
Master Blend Shroom Protect
Master Blend Shroom Protect
Master Blend Shroom Protect
$ 1,100.00
Master Blend Shroom Protect
Melena de León Extracto
Melena de León Extracto
Melena de León Extracto
Melena de León Extracto
Melena de León Extracto
Melena de León Extracto
Seleccione tamaño
Desde $ 595.00
Melena de León Extracto

More articles