Conexión Mente-Cuerpo

Conexión Mente-Cuerpo

Mar 05, 2024Commons Mx

En las últimas décadas han surgido muchas pruebas que confirman hasta qué punto el intestino y la mente están inextricablemente vinculados. Esta relación bidireccional o red de comunicación entre el intestino y el cerebro se ha denominado eje intestino-cerebro. Se están acumulando muchas investigaciones científicas que demuestran cuán fundamental es el papel que desempeña en el mantenimiento de la salud digestiva y mental .

El eje intestino-cerebro

El eje intestino-cerebro comprende varios sistemas dentro del cuerpo, incluidos los sistemas nerviosos autónomo y entérico, el sistema nervioso central y el eje hipotalámico-pituitario-suprarrenal (HPA).

Las vías neuronales, endocrinas, inmunitarias y humorales se utilizan para enviar mensajes desde la microbiota intestinal al cerebro y desde el cerebro a la microbiota intestinal. La investigación sobre la comunicación entre el intestino y el cerebro ha revelado una compleja red de comunicación que no sólo garantiza una homeostasis gastrointestinal adecuada, sino que también influye en las funciones emocionales y cognitivas superiores .

Lo que significa el eje intestino-cerebro es que un ecosistema intestinal desequilibrado y una barrera intestinal débil (también conocida como intestino permeable) pueden afectar nuestro sistema nervioso, y viceversa : que nuestros comportamientos, pensamientos y sentimientos tienen la capacidad de influir en la salud de nuestro intestino, lo que conduce a malos resultados de salud.

En resumen, tu mundo interior puede tener un efecto dramático en tu salud física.

¿Qué le hace el estrés a tu cuerpo?

Debido a esta conexión entre el intestino y el cerebro, el estrés, en todas sus formas, puede tener un profundo impacto en nuestra salud general.

Ahora el estrés es algo más que esos sentimientos que hacen que el corazón se acelere y nuestro cerebro se agote. El estrés también puede ser ambiental (como la toxicidad del agua que bebemos o la contaminación del aire que respiramos), biológico (como una dieta inflamatoria o una deficiencia de nutrientes) o incluso físico (como un golpe en el dedo del pie). El trauma infantil es otra fuente común de estrés que puede tener efectos debilitantes continuos.

Independientemente del factor estresante, nuestro cuerpo produce hormonas del estrés en caso de que ese factor estresante represente una amenaza física real para nuestra vida. Afortunadamente para nosotros, el eje HPA es nuestro propio sistema de mensajería hormonal incorporado que ayuda a activar la respuesta de “lucha o huida” en todo el cuerpo.

El eje HPA está formado por nuestro hipotálamo (la bandeja de entrada del cerebro o la parte de nuestro cerebro que recibe estímulos), la glándula pituitaria (la mensajera hormonal) y la glándula suprarrenal (que es responsable de liberar nuestras hormonas del estrés, como la cortisol).

Cuando te enfrentas a un factor estresante de cualquier tipo , ya sea que te persiga un león o una deuda pendiente, tus glándulas suprarrenales secretan cortisol y tu cuerpo pasa al estado de sistema nervioso simpático. En este estado, bajo la dirección de señales del cerebro, el cuerpo libera azúcares almacenados para obtener una explosión de energía, el ritmo cardíaco y la presión arterial aumentan y el sistema digestivo queda temporalmente en espera. Todo esto se hace para darte la energía que necesitas para escapar de una situación de riesgo o para quedarte y luchar.

Ahora bien, normalmente, una vez que ha pasado el estrés, se liberan hormonas que desencadenan un retorno al sistema nervioso parasimpático (que es el modo que apoya la digestión, la curación, la inmunidad y la función metabólica adecuada). Desafortunadamente, muchas veces nuestro estrés de hoy no desaparece y nuestro sistema nervioso queda atrapado en este estado de alarma.

Cuando el estrés no desaparece

Cuando estamos en este modo de alarma de “lucha o huida”, tenemos niveles más altos de glucosa circulando en nuestro torrente sanguíneo. Esto, por supuesto, hace que nuestro páncreas libere más insulina para intentar eliminar la glucosa. Con el tiempo, nuestras células pueden empezar a volverse resistentes a la insulina.

Con niveles elevados de cortisol, el cuerpo también produce menos testosterona, lo que provoca una disminución de la masa muscular y el cuerpo comienza a quemar menos calorías. Esto puede provocar la temida grasa abdominal.

Además, el estrés crónico puede tener un inmenso impacto en el buen funcionamiento del sistema gastrointestinal , ya que altera la composición del microbioma intestinal (disbiosis), reduce las secreciones gastrointestinales, aumenta la inflamación y modifica la respuesta inmune de las mucosas.

De hecho, los estudios han demostrado que entre el 50% y el 90% de los pacientes con SII tienen comorbilidad psiquiátrica asociada. Según una revisión sistemática y un metanálisis, los pacientes con SII tienen tres veces más probabilidades de sufrir ansiedad o depresión, en comparación con los sujetos sanos.

Esta mayor permeabilidad de la barrera intestinal, así como los cambios inducidos por el estrés en la microbiota intestinal, también pueden influir en la respuesta inmune de una manera que eventualmente desencadena un ataque del cuerpo, provocando el desarrollo de diversas enfermedades autoinmunes .

Entonces, todos estos diversos resultados causados por una mala respuesta al estrés (resistencia a la insulina, aumento de peso, grasa abdominal, disbiosis, inflamación y activación inmune) pueden conducir a diabetes tipo 2, así como aumentar el riesgo de enfermedades cardiovasculares, accidentes cerebrovasculares y un multitud de enfermedades gastrointestinales, neurológicas y autoinmunes.

Cuanta más investigación se realiza, más ejemplos fundamentales de la conexión entre la mente, el intestino y la enfermedad se siguen viendo.

Los estudios también han encontrado que la medicina mente-cuerpo se asocia con una disminución apreciable en la gravedad de los síntomas en afecciones como el SII (síndrome del intestino irritable), y también se observa una mejor calidad de vida y un manejo general del dolor en la EII (enfermedad inflamatoria intestinal) y otras enfermedades autoinmunes. enfermedades.

Esto resalta la importancia de que la medicina mente-cuerpo desempeñe un papel importante en el tratamiento de numerosas enfermedades, especialmente para aquellos pacientes que no han tenido resultados favorables con el tratamiento médico convencional. Estas técnicas también pueden ayudar a reducir la carga global de enfermedades asociadas con estas afecciones.

El poder del pensamiento positivo, el efecto placebo y el nervio vago

Ya hemos visto que tu mundo interior puede afectar profundamente todos los aspectos de tu salud física, incluida la función digestiva, el sistema inmunológico, el equilibrio hormonal, entre otros.

La ciencia ha demostrado que tener una mentalidad positiva mejora la salud o al menos ayuda a afrontar mejor la situación y mejora el cumplimiento del tratamiento. Un estudio de 2012 encontró que las personas que pensaban en algo que los hacía sentir bien cada mañana y usaban técnicas de autoafirmación al enfrentar desafíos cumplían mejor su plan de tratamiento .

El efecto placebo (cuando un tratamiento falso en un estudio científico produce los resultados deseados) parece funcionar mejor cuando las creencias y expectativas de un individuo sobre el tratamiento son positivas.

Por ejemplo, en un estudio de 2011, los investigadores encontraron que la percepción del dolor de los participantes disminuyó significativamente cuando se les dijo que habían recibido más medicamento analgésico (para aliviar el dolor) de lo que realmente recibieron. Tener una expectativa positiva del tratamiento mejoró considerablemente (duplicó) el beneficio analgésico del fármaco. Por el contrario, aquellos a quienes se les dijo que habían dejado de tomar el medicamento informaron niveles más altos de dolor. Los efectos positivos de las expectativas se asociaron con la actividad en el sistema modulador del dolor endógeno y los efectos negativos de las expectativas con la actividad en el hipocampo. Los investigadores concluyeron que integrar las creencias y expectativas de los pacientes en los regímenes de tratamiento farmacológico puede ayudar a optimizar los resultados del tratamiento.

En otras palabras, su tratamiento tiene muchas más posibilidades de ser eficaz si tiene una creencia positiva en él. Del mismo modo, si cree que nada funcionará para ti, puede afectar negativamente tus posibilidades de éxito.

Este efecto de positividad se debe en gran medida al papel del nervio vago. El nervio vago es la vía principal por la que se comunican el intestino y el cerebro y controla nuestro centro nervioso interno: el sistema nervioso parasimpático. Es clave en la regulación de la vía del eje HPA , una vía hormonal que controla nuestra respuesta al estrés. También se comunica con el diafragma para promover la respiración profunda, ayudándole a estar más relajado. El nervio vago regula componentes del sistema gastrointestinal y también es esencial para regular el sistema inmunológico y la inflamación.

El daño o deterioro del nervio vago se ha relacionado con depresión mayor, trastorno de estrés postraumático, ansiedad grave y trastornos inflamatorios gastrointestinales, incluida la colitis ulcerosa y la enfermedad de Crohn.

En los últimos años, el nervio vago ha cobrado protagonismo como posible “interruptor de apagado” no sólo para el tratamiento de trastornos psiquiátricos y gastrointestinales, sino también para una variedad de enfermedades inflamatorias, como la artritis reumatoide, los dolores de cabeza crónicos, la fibromialgia y la diabetes.

Cómo se puede cultivar un hábito de positividad

Para quienes luchan contra problemas de salud graves y debilitantes, que les digan que “sean positivos” puede resultar exasperante.

Cuando la fatiga te hace sentir que cada pequeña tarea es un maratón e incluso levantarte por la mañana es el mayor logro del día, alguien que te diga que seas positivo puede ser desdeñoso y despectivo.

El pensamiento positivo no significa que sólo experimentes el arcoíris y el sol. No significa que tengas que rechazar o reprimir tus emociones negativas o que no puedas quedarte en la cama los días en que te sientas mal.

Pero hay cosas que cualquiera puede hacer para cultivar un hábito de positividad. Las investigaciones han demostrado que incluso unos pocos minutos al día de pensamiento positivo pueden mejorar su salud. Ser positivo no es sólo una habilidad que uno tiene o no tiene. Es algo que se aprende, como aprender un idioma o tocar un instrumento. Es algo que necesitas practicar y cultivar.

A continuación se presentan algunas técnicas mente-cuerpo que puede emplear para cultivar esta perspectiva positiva y mejorar los resultados de tu tratamiento.

1. Practica la gratitud

Una de las mejores cosas que puedes hacer para empezar a cultivar este hábito de positividad es practicar la gratitud. Una actitud agradecida se ha relacionado con menos ansiedad y depresión, mejor sueño, comportamiento más amable y una mejor salud en general. Envía señales de seguridad al cerebro, lo que, a su vez, hace que el cuerpo se relaje.

Un estudio realizado por el Instituto Nacional de Salud de EE. UU. utilizó resonancias magnéticas (imágenes por resonancia magnética) para demostrar que los sujetos que practicaban la gratitud tenían un aumento en el flujo sanguíneo a la región hipotalámica de su cerebro. La actividad mejorada en esta región del cerebro inhibe el cortisol, que se sabe que aumenta la frecuencia cardíaca, la presión arterial y la inflamación.

Si llevas un diario de gratitud en el que escribes de tres a cinco cosas por las que está agradecido todos los días (o realiza otra práctica de gratitud que se adapte mejor a tus necesidades), puede construir más vías en tu cerebro para la positividad hasta que se convierta en un hábito. Hacer que esta práctica forme parte de tu rutina al igual que cepillarse los dientes o tomar una ducha ayudará a solidificar estas vías neuronales y respaldar mejor tu salud en general.

2. Encuentra el propósito de tu vida

Vivir una vida sin significado ni propósito puede elevar los niveles de estrés, promover la depresión, perpetuar la inflamación y fomentar enfermedades crónicas.

Por ejemplo, en el examen post mortem, las autopsias cerebrales de personas que sentían que tenían un propósito y significado en sus vidas mostraron que todos presentaban marcadores de la enfermedad de Alzheimer. Sin embargo, el estudio mostró que los participantes que reportaron altos niveles de propósito en la vida exhibieron una mejor función cognitiva a pesar de la carga de la enfermedad. Los niveles más altos de propósito en la vida también redujeron el efecto de los cambios patológicos en el deterioro cognitivo. En otras palabras, muchas de estas personas, gracias a los beneficios cognitivos de una vida significativa y con un propósito, vivieron libres de los síntomas de la demencia, a pesar de exhibir físicamente marcadores de la enfermedad en el examen post mortem.

3. Visualiza los resultados positivos de manera constructiva

Los estudios han demostrado que el tiempo dedicado a visualizar mejores resultados de una manera constructiva, en lugar de simplemente fantasear, aumenta las posibilidades de obtener un resultado positivo.

Por ejemplo, en un estudio, los participantes que dedicaron unos minutos cada día a visualizar cuándo, dónde y cómo iban a estudiar para un examen obtuvieron mejores resultados que aquellos que simplemente visualizaron cómo se sentiría obtener una buena calificación .

Lo mismo ocurrió cuando se realizaron estudios similares en jugadores de tenis y golf. Aquellos que visualizaron practicando obtuvieron mejores resultados que aquellos que visualizaron ganando. Para aplicarlo a la salud, es mejor visualizar prácticas como hacer ejercicio, meditar, acostarse a tiempo y cocinar alimentos saludables, en lugar de simplemente imaginar lo bien que se sentiría estar sano.

4. Rodéate de gente positiva

Si bien tu propia positividad es importante para obtener mejores resultados de salud, también lo es la actitud de las personas con las que te conectas a diario. Las investigaciones muestran que incluso tener un profesional de la salud positivo y comprensivo influirá en el grado de mejora de tu salud.

El nervio vago (el nervio principal que conecta el intestino con el cerebro) responde a la conectividad humana y al contacto físico para activar el sistema nervioso parasimpático, que aumenta la oxitocina y disminuye el cortisol. Los estudios también han relacionado una vida social saludable con una mejor salud del corazón, la prevención de la depresión y la pérdida de memoria.

Por el contrario, estar socialmente aislado es tan perjudicial que se ha descubierto que conlleva los mismos riesgos para la salud que fumar, la obesidad y la falta de actividad física, mientras que una conexión social regular puede aumentar la probabilidad de supervivencia en un 50% .

Las relaciones poco saludables también pueden ser perjudiciales para la salud. Las investigaciones han demostrado que es mejor estar solo que experimentar la negatividad de las relaciones destructivas, lo que aumenta el estrés y la depresión.

5. Adopta el contacto saludable

Las investigaciones han demostrado que el contacto saludable y regular, ya sea por parte de seres queridos o mediante terapia manual como un masaje, mejora la función inmune y promueve una buena salud cardiovascular. Ayuda a reducir el cortisol, estimular la liberación de oxitocina, disminuir la frecuencia cardíaca, disminuir la presión arterial y disminuir la inflamación, todo lo cual permite un mejor funcionamiento del sistema inmunológico.

6. Ríete a menudo

Cuando alguien dice “la risa es una buena medicina”, no está mintiendo. Esto se debe a que la risa estimula el nervio vago y libera endorfinas que te ayudan a mantener la calma, pensar con claridad y tomar mejores decisiones. Los estudios han demostrado que la risa mejora la inmunidaddisminuye el estrésayuda a regular el azúcar en la sangrealivia la depresión y la ansiedadaumenta la tolerancia al dolor y mejora la sensación de bienestar

7. Devuelve el juego a tu vida

A medida que envejecemos, a menudo perdemos la capacidad de jugar. Sin embargo, el juego es otra forma de desarrollar un sentido de positividad para mejorar la salud. De hecho, todos los animales continúan jugando durante toda su vida, excepto quizás muchos humanos adultos. El juego ayuda a reducir el cortisol, formar conexiones sociales, proporcionar una estimulación saludable al cerebro y crear felicidad y positividad. El juego debe ser divertido y sin propósito. Algunas actividades lúdicas que puedes incorporar incluyen jugar con tu perro o tus niños, patinar, nadar, saltar o participar en un deporte por diversión.

8. Apoya la positividad con suplementos

Las hierbas y los nutrientes se han utilizado con fines medicinales durante miles de años para promover un estado de ánimo más positivo.

Se ha demostrado que la L-Teanina , un aminoácido que eleva los niveles de GABA, nuestro neurotransmisor calmante, reduce los síntomas relacionados con el estrés, como la depresión, la ansiedad y el insomnio.

Los probióticos también se pueden utilizar para ayudar a la conexión mente-cuerpo. Las investigaciones han demostrado que la terapia con probióticos reduce los síntomas depresivos y mejora la respuesta al estrés con tanta eficacia como el citalopram o el diazepam, dos medicamentos antidepresivos y ansiolíticos muy comunes. En un estudio de 30 días, a voluntarios sanos sin síntomas depresivos previos se les administraron probióticos o antidepresivos. Aquellos que recibieron probióticos mostraron niveles reducidos de cortisol y mejoraron los efectos psicológicos autoinformados en un grado similar a los participantes que recibieron diazepam.

 

 

Ahora que conocemos la importancia de esta conexión y los beneficios que tiene nos ayuda ser conscientes de nuestro bienestar general.



Comentarios (0)

No hay comentarios todavía. Sé el primero en comentar.

Deja un comentario

Best Sellers

Best Sellers
Master Blend Shroom Protect
Master Blend Shroom Protect
Master Blend Shroom Protect
Master Blend Shroom Protect
Master Blend Shroom Protect
Master Blend Shroom Protect
Master Blend Shroom Protect
$ 1,100.00
Master Blend Shroom Protect
Melena de León Extracto
Melena de León Extracto
Melena de León Extracto
Melena de León Extracto
Melena de León Extracto
Melena de León Extracto
Seleccione tamaño
Desde $ 595.00
Melena de León Extracto

More articles