¿Pueden los probióticos realmente "aumentar" la inmunidad?

¿Pueden los probióticos realmente "aumentar" la inmunidad?

Mar 28, 2024Commons Mx

Comprender la fascinante conexión entre nuestro intestino y el sistema inmunológico puede ayudarnos a respaldar nuestra salud

¿Cuál es la conexión entre el sistema inmunológico y el intestino?

El sistema inmunológico es muy complejo, pero hay muchos factores involucrados en su funcionamiento, incluido el intestino. El vínculo entre la función intestinal y la inmunidad es tan integral para nuestra salud general que la interacción entre estos sistemas se ha denominado el "eje intestino-inmune". Nuestro intestino y sistema inmunológico se influyen mutuamente a través de una variedad de vías. Aquí nos centraremos en tres de los más impactantes, comenzando con la barrera intestinal.

Pero primero, ¿qué es la barrera intestinal?

La barrera intestinal sirve como primera línea de defensa, separando el interior del tracto gastrointestinal del resto del cuerpo. Regula lo que puede pasar, permitiendo el paso de sustancias inofensivas (como nutrientes y agua), al tiempo que inhibe las dañinas (como bacterias y toxinas). De esta manera, puedes considerarlo como un guardián entre tu torrente sanguíneo y el mundo externo. Cuando aumenta la permeabilidad de la barrera intestinal, lo que se conoce como “intestino permeable”, puede permitir la invasión de patógenos (microbios que causan enfermedades) u otros materiales extraños en el cuerpo, donde pueden desencadenar una respuesta inmunitaria. A veces, se justifica una respuesta inmune, como en el caso de antígenos extraños dañinos (como los virus). Otras veces, una respuesta no es apropiada, como en el caso de un antígeno que no representa una amenaza (como los alimentos o el polen).

En segundo lugar, el intestino también alberga el “órgano inmunitario” más grande del cuerpo: un conjunto de células inmunitarias almacenadas en un tejido conocido como tejido linfoide asociado al intestino (GALT). GALT representa aproximadamente el 70% de todas las células del sistema inmunológico, de donde proviene la popular estadística "el 70% de tu sistema inmunológico está en tu intestino". GALT actúa como una barrera inmunitaria, protegiendo contra amenazas externas a las que el intestino está constantemente expuesto. También lleva a cabo una serie de otras funciones inmunes, incluida la producción de anticuerpos.

En tercer lugar, tu microbioma intestinal es fundamental para el funcionamiento general y el mantenimiento de tu sistema inmunológico. Por ejemplo, los microbios que contiene compiten con los patógenos por los recursos (piensa: espacio y energía). También está en comunicación constante con tu sistema inmunológico para regular las respuestas inmunitarias, controlar la inflamación y facilitar la "interferencia" entre las células intestinales e inmunitarias. De hecho, ahora se acepta ampliamente que las alteraciones de las comunidades microbianas intestinales (conocidas como “disbiosis”) pueden provocar respuestas inmunes incontroladas o intensificadas, lo que lleva a ciertas enfermedades y afecciones como trastornos autoinmunes, alergias alimentarias, asma y enfermedad inflamatoria intestinal y más. Por eso es importante nutrir el microbioma intestinal para respaldar un sistema inmunológico resistente. Lo que nos lleva a nuestra siguiente pregunta...

¿Pueden los probióticos realmente aumentar la inmunidad?

La conexión entre el intestino y el sistema inmunológico significa que un intestino y un microbioma sanos pueden fomentar respuestas inmunitarias saludables. Ahí es donde los probióticos pueden ayudar. Sin embargo, dada la variabilidad de las cepas de probióticos y su función, es esencial elegir un probiótico con cepas clínicamente estudiadas, en dosis efectivas, para respaldar los beneficios inmunológicos que estás buscando.

Cuando se trata de “estimular” la inmunidad, esto puede parecer favorable, pero un sistema inmunológico sobreestimulado no siempre es beneficioso. Esto se debe a que aumentar la función inmune de manera inespecífica puede provocar un aumento de la inflamación, lo que no siempre es un resultado positivo. La inflamación crónica es un sello distintivo de enfermedades como la artritis, las alergias y la diabetes; un sistema inmunológico excesivamente activo o sobreestimulado puede conducir potencialmente a ciertas enfermedades autoinmunes o incluso trastornos neurodegenerativos mediados por el sistema inmunológico.

En cambio, lo que buscamos es fomentar un sistema inmunológico resistente que reaccione adecuadamente a los factores externos. Los probióticos específicos pueden respaldar esto al dirigirse selectivamente a las vías y células inmunes, además de respaldar la barrera intestinal. Por ejemplo, ciertas cepas de probióticos han demostrado la capacidad de promover la integridad y la "estrechez" de la barrera intestinal al mejorar las expresiones genéticas involucradas en la señalización de las uniones estrechas (son conectores intercelulares importantes para reforzar la integridad de la pared intestinal)

Más allá de mejorar las uniones estrechas, los probióticos pueden producir varios compuestos metabólicos como los ácidos grasos de cadena corta (AGCC) que brindan beneficios inmunológicos. Un SCFA, en particular el butirato, ayuda a modular las respuestas inflamatorias aumentando las células inmunes antiinflamatorias o inhibiendo las células proinflamatorias. El butirato también puede fortalecer la barrera intestinal al mejorar la expresión de genes relacionados con el moco que refuerzan la capa mucosa de la barrera intestinal y aumentan la producción de ciertas proteínas antimicrobianas que se dirigen a los microbios que intentan cruzar.

Como bien, hago ejercicio y cuido mi cuerpo, pero todavía me siento mal de vez en cuando. ¿De qué otra manera puedo apoyar mi sistema inmunológico?

La dieta, la nutrición y el ejercicio son herramientas fundamentales para apoyar nuestro cuerpo y desarrollar una salud fundamental. Aún así, funcionan en conjunto con muchos otros factores que también influyen en su salud y bienestar general, lo que puede afectar el motivo por el cual nos enfermamos o no.

Tomemos como ejemplo la genética. Si bien puedes hacer todo lo posible para cuidarte y controlar ciertos factores que pueden influir en tu sistema inmunológico (piensa: lavarte las manos o llevar una dieta equilibrada), la genética es un fuerte determinante de la inmunidad, por lo que algunas personas pueden simplemente ser más susceptibles a enfermarse.

La edad es otro factor crucial. Tanto el sistema inmunológico como el microbioma intestinal experimentan cambios significativos en la composición y función con base a la edad, estos cambios se correlacionan con una inmunidad alterada.

Esto no quiere decir que los genes o la edad determinarán por completo cómo te irá en la temporada de resfriados y gripe. La epigenética (el campo de estudio que explora cómo nuestra biología interactúa con su entorno) muestra que casi todo lo que hacemos a diario puede contribuir a nuestra salud digestiva, metabólica e inmunológica. Entonces, además de la dieta y el ejercicio, factores como el estrés, lo bien que dormimos e incluso nuestros niveles hormonales pueden determinar si nos enfermamos o nos mantenemos bien.

Si estás buscando formas sencillas de reforzar tu sistema inmunológico, aquí tienes 5 estrategias derivadas de la ciencia para fomentar una conexión intestinal-inmune saludable:

  • Aumenta tu ingesta diaria de fibra. En el tracto digestivo, los microbios intestinales fermentan ciertas fibras y las biotransforman en ácidos grasos de cadena corta (AGCC).

    SCFA ejercen una variedad de efectos poderosos en su cuerpo, incluido el mantenimiento de la salud inmunológica debido a que interactúan con las células inmunitarias y regulan las respuestas antiinflamatorias para ayudar a protegerlo de patógenos e incluso de enfermedades autoinmunes.

  • Prioriza el sueño. Tu cuerpo opera en un ciclo de 24 horas, conocido como ritmo circadiano. Los datos emergentes también muestran que la microbioma intestinal tiene su propio reloj circadiano, mostrando cambios diarios en su composición (es decir, algunas especies bacterianas son más abundantes por la mañana, otras por la noche).

  • Maneja el estrés. Cuando estás estresado física y emocionalmente, tu cuerpo secreta catecolaminas y otras hormonas que afectan tu intestino. Por ejemplo, pueden influir directamente en el crecimiento microbiano y alterar las proporciones de bacterias en tu microbioma. La inflamación que a menudo acompaña a los altos niveles de estrés también puede desencadenar la proliferación de microbios patógenos que promueven la disbiosis (un desequilibrio en el microbioma) y aumentan la permeabilidad intestinal (también conocida como intestino permeable). Ambos resultados pueden alterar la función inmune del intestino.

  • Manténte físicamente activo. El ejercicio regular puede afectar directamente la regulación inmune al influir en las células involucradas en la función inmune, incluidos los glóbulos rojos, los glóbulos blancos y las citoquinas. Dado que el ejercicio tiene un efecto antiinflamatorio en el cuerpo, también puede influir en los procesos metabólicos y cardiorrespiratorios y a su vez, en la diversidad microbiana y la permeabilidad intestinal.

  • Considera tomar un probióticos. Se han estudiado cepas específicas de probióticos para respaldar una variedad de beneficios para el sistema inmunológico del intestino, incluido el refuerzo de la función de la barrera intestinal y el apoyo a la interacción entre las células intestinales y las inmunes.

Conociendo la conexión entre nuestro intestino y el sistema inmunológico podemos buscar la manera de incorporar estas estrategias para cuidar de tu salud de manera integral, además, acompañado de hongos y hierbas adaptógenas podrás darle se boost a tu cuerpo.



Comentarios (0)

No hay comentarios todavía. Sé el primero en comentar.

Deja un comentario

Best Sellers

Best Sellers
Master Blend Shroom Protect
Master Blend Shroom Protect
Master Blend Shroom Protect
Master Blend Shroom Protect
Master Blend Shroom Protect
Master Blend Shroom Protect
Master Blend Shroom Protect
$ 1,100.00
Master Blend Shroom Protect
Melena de León Extracto
Melena de León Extracto
Melena de León Extracto
Melena de León Extracto
Melena de León Extracto
Melena de León Extracto
Seleccione tamaño
Desde $ 595.00
Melena de León Extracto

More articles